LITURGIA


Domingo 27 de Mayo de 2018

Evangelio: Mt 28, 16-20.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según San Mateo.

Después de la Resurrección del Señor, los Once discípulos fueron a Galilea, a la montaña donde Jesús los había citado. Al verlo, se postraron delante de él; sin embargo, algunos todavía dudaron. Acercándose, Jesús les dijo: “Yo he recibido todo poder en el cielo y en la tierra. Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a cumplir todo lo que yo les he mandado. Y yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo”.
Palabra del Señor.

Comentario
“El Dios de Jesucristo es un Dios-familia, no es un Dios solitario, es uno y único pero en él hay tres personas: el Padre engendra al Hijo por un proceso misterioso de la eternidad y, entre el Hijo engendrado y el Padre engendrador, una corriente que es también persona, amor, el espíritu de amor, el Espíritu Santo, los identifica, los une. (...) Y vino el Espíritu Santo, enviado como fuerza de la vida de Dios para hacer de los hombres una sola familia” (Beato Oscar Romero, Homilía de La Santísima Trinidad, 10 de junio de 1979).



No hay comentarios:

Publicar un comentario